Los contaminantes atmosféricos – sus causas y efectos

Además de gases, la atmósfera contiene sustancias sólidas y líquidas que aparecen en diferentes concentraciones. Estas presentan una mezcla compleja de químicos y sustancias orgánicas y inorgánicas que son conocidas como „partículas en suspensión“. Dicho concepto es designado a menudo por su abreviatura inglesa PM, „Particulate Matter“.

Debido al aire ambiente estamos continuamente en contacto con contaminantes atmosféricos.  Estas partículas provienen sobre todo de las calefacciones domésticas, la industria, la agricultura intensiva y la combustión de carburantes, es decir, de la circulación de automóviles. 
Las emisiones provenientes de los automóviles a motor son complejas y su composición es variable. Las partículas están compuestas de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, hollín, sulfatos y metales. La composición cualitativa y cuantitativa del gas de escape depende de los tipos de combustibles usados, del tipo de motor y de su antigüedad, del estado de sus características técnicas y del mantenimiento del motor, del sistema de control de emisiones de gas y del tipo de uso que se da al vehículo. También afecta, especialmente, si se conduce a menudo o no, de manera rápida o lenta, o distancias largas o cortas.

El gas de escape de los motores diésel sin sistema de control de emisiones o con un sistema limitado contiene más partículas finas. Dos estudios de la IARC (Agencia Internacional sobre la Investigación del Cáncer) muestra una tendencia al incremento de los riesgos de cáncer de pulmón y vejiga, hecho que está relacionado con un fuerte aumento del gas de escape de los motores diésel.

Además, el riesgo potencial de estas partículas contaminantes no se limita solo al cáncer de pulmón. Así, dependiendo de su volumen, estas penetran más profundamente en el sistema respiratorio. Las partículas de tipo PM 2,5, por ejemplo, penetran hasta los alvéolos pulmonares, donde pueden provocar una inflamación que puede llevar a su vez a problemas pulmonares crónicos como bronquitis, asma y al final incluso cáncer. Las partículas más grandes (PM10) permanecen en las vías respiratorias superiores, donde pueden ocasionar, especialmente en niños, enfermedades como faringitis o inflamación en la tráquea.

Aquí puede solicitar un Ecosticker danés para las zonas medioambientales en Dinamarca

 

 

.